Siluetas angustiantes de una moda pasajera.

Estándar

Oí hoy a un docente español decir: “Que importa, está flaca y eso es lo que vale” refiriéndose a una chica para hacer una editorial de moda y en ese momento me atropellaron una cantidad de sensaciones extrañas y hasta hace un par de días ajenas.

Compré un montón de revistas de moda y otro poco de esas que dicen hablar de moda pero que en realidad nos enganchan con una alta sobredosis de tips para adelgazar en 14 días,  entonces entendí el complemento; Unas nos intoxican con un millón de imágenes de mujeres extremadamente flacas que parecieran morir de hambre pero ser felices porque pueden ponerse todo y las otras nos inducen a una  innecesaria hambruna al parecer obligatoria para poder vivir en este mundo. Pero no entiendo quien impuso este extraño formato de vida, donde lo estético llega a ser enfermizo e ir en contra de las leyes naturales… La tendencia está por todas partes, en el supermercado imágenes de metros que rodean cinturas están estampilladas en las galletas, cereales, cremas, lácteos y hasta el té.

Creo rotundamente en que debemos ejercitarnos, buscar sentirnos cómodas, comer saludablemente, pero llegar al punto de  adelgazar tanto que la cabeza parece prestada y el costillar nuestro busto, NO ES JUSTO, ni con nosotras ni con los esquemas que estamos planteando para vivir en este mundo, no es justo ni con el cuerpo, ni con el alma y muchos menos con quienes nos rodean, que se aguantan diariamente el “sirirí” de nuestras inseguridades.

Es momento de cambiar el estereotipo, creo que la palidez de la desnutrición no es bella, que la languidez producto del hambre no es digna de ser llevada como fórmula de elegancia. Creo qué el paradigma cambia cuando varias de nosotras cambiamos nuestro pensar y empezamos a vestirnos para favorecernos, a ejercitarnos por salud y a comer por gusto. Ser flaca es una cuestión de contextura, ser bella es una cuestión de vida.

Anuncios

Acerca de angelicadzg

De las cosas que he aprendido en la vida, y las he aprendido bien, es que lo que nos ponemos para enfrentar el día es un reflejo bastante preciso de quiénes somos. No sólo porque allí se imprima nuestro estilo y varios rasgos de nuestra personalidad, sino porque en la manera en la que llevamos nuestra decisión de moda, se esconde la seguridad que tenemos con quienes somos. No tengo más para compartir con ustedes que un poco de mi experiencia al respecto. He trabajado en varias series de tv en el arte y el vestuario, soy comunicadora social y también estuve en algún momento en el reinado del país. Sin embargo, lo más importante es que yo también tengo que vestirme todos los días y tengo partes que quisiera ocultar y otras que amo exhibir, porque sé que cuando tomo la decisión incorrecta, quiero devolverme a mi casa y no salir jamás. De parte de alguien que entiende, para todas…Sin importar el cuerpo, el estilo, el clima o el presupuesto…Algunos consejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s