Me voy a comer el mundo y quiero dejar una marca

Estándar

Un beso rojo en el cachete con el que decidía pasar la mañana para llevar a mamá conmigo, en la medida en que fui creciendo le pedía que me lo pusiera en la mano para evitar la vergüenza de llevar la cara manchada por ese gesto protector, pero evitaba a toda costa que se borrara y minuto a minuto revisaba la perfección del pigmento sobre la piel, que para las dos de la tarde, más que un beso, era una mancha entre rosa y gris, pero ya era tiempo de volver a casa… ya todo estaba bien…

Por televisión veía unas divas extranjeras que usaban pieles y  tenían sonrisas perfectas contorneadas por colores seductores, los mismos que usaba mamá, que bien, Colombia a la vanguardia de la moda y era ella, mi ídolo de infancia quien para mi no era más  que la digna representación de esas divas.

No tengo muy claro si cuando crecí los colores en los labios se habían ido al olvido, y una tendencia minimalista se apoderaba de las mujeres de esta tierra, o si era mi mamá quien  había sido poseída por esa tendencia minimalista. Las calles  de mi ciudad se llenaron de una moda exótica casi desnudista, dónde el gusto de los hombres parecía apelar por encima del nuestro, las liposucciones empezaron a venderse en paquetes de hotel, y el recuerdo de esas divas hollywoodenses lo colgué en la sala de mi casa  bajo la representación de Marilyn Monroe.

Un pintalabios rojo en un almacén de cadena me robó la atención y me cambió la vida haberme dado cuenta que producía en mí lo mismo que unos tacones, pero más excitante aún, es saber que no importa la hora o los zapatos, el color en la boca es una catapulta a un mar de sensaciones increíbles, la sonrisa de una mujer envuelta en  un marco sexy, elegante, femenino…

Rojos, rosas y naranjas, colores vivos para hacer resplandecer cualquier sonrisa, bocas para hacer vibrar el mundo que a nosotras nos rodea, para dejar en un cachete  el recuerdo de un saludo y para convertirnos, así sea  momentáneamente,  en esas divas que hace ya varios años marcaron una pauta excepcional.

Anuncios

Acerca de angelicadzg

De las cosas que he aprendido en la vida, y las he aprendido bien, es que lo que nos ponemos para enfrentar el día es un reflejo bastante preciso de quiénes somos. No sólo porque allí se imprima nuestro estilo y varios rasgos de nuestra personalidad, sino porque en la manera en la que llevamos nuestra decisión de moda, se esconde la seguridad que tenemos con quienes somos. No tengo más para compartir con ustedes que un poco de mi experiencia al respecto. He trabajado en varias series de tv en el arte y el vestuario, soy comunicadora social y también estuve en algún momento en el reinado del país. Sin embargo, lo más importante es que yo también tengo que vestirme todos los días y tengo partes que quisiera ocultar y otras que amo exhibir, porque sé que cuando tomo la decisión incorrecta, quiero devolverme a mi casa y no salir jamás. De parte de alguien que entiende, para todas…Sin importar el cuerpo, el estilo, el clima o el presupuesto…Algunos consejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s